Viajes

A la Denominación de Origen Protegida Sierra de Salamanca le viene bien el término “protegida”. No creo que se deba tanto a una cuestión burocrática de normativas y reglamentos como al propio bosque que abriga a su viñedo. También la resguardan los temibles riscos y precipicios que impiden las incursiones de los grandes negociantes del vino. El vino aquí no es negocio, es una manera de vivir, es amor, mística del paisaje, sostenibilidad y, sobre todo, reto. Al viñedo de estas tierras lo abriga la Naturaleza.

Entre el frenesí mallorquín de playas con cuerpos al sol y el lujo de mansiones de Valldemossa, se halla un espacio de silencio campesino que nos traslada a la Mallorca del Diecinueve de George Sand y Chopin. Es el paisaje de la viña de Miquel Angel Cerdá y Pere Obrador, dueños y señores de Ánima Negra.