Blog de José Peñín

Hace unas semanas viajé a Burdeos a contemplar el espectáculo de la primera comunión de la cosecha 2015. Se llama Primeur, esto es, catar la última cosecha casi virgen en los diferentes châteaux en donde se arremolinan compradores y periodistas copa en mano con los dientes y comisuras teñidas del tinto todavía adolescente.

Son los “25 años del 125”. Una cata comparativa del Colección 125, entre el estado actual de las distintas cosechas de los últimos 25 años y las catas reseñadas en las diferentes ediciones de la Guía Peñin en el momento de lanzarse al mercado cada añada.

Hace unas semanas asistí a una interesante cata vertical de la marca Colección 125 organizada por Bodegas Chivite. Es el primer encuentro que esta firma organiza para goce de la prensa nacional, internacional y para escogidos sumilleres. Todo ello después de los turbulentos cambios accionariales y las crisis económicas y familiares por las que ha pasado esta firma en los últimos años.