Blog de José Peñín

Nunca como ahora el vino riojano se ha alejado del estigma bordelés de la elaboración y crianza que ha perdurado desde la mitad del siglo XIX hasta hace tan solo ocho años. Los nuevos enólogos, jóvenes con conocimientos aprendidos en todo el planeta, dirigen su mirada hacia el terruño, al reencuentro con los modos de los abuelos, la viticultura orgánica, espíritu de sostenibilidad, barricas de diferentes tamaños y, si acaso, por francés que es, se va implantando el modo borgoñón en los encubados y malolácticas.

Los tópicos en el vino han sido una constante en su historia por esa pereza española del análisis y recurrir a la comodidad del mimetismo.

Bajo este título, voy desmenuzar en varios capítulos, los diferentes enunciados que aquejan a esta bebida que, por su historia y dimensión sociológica, conviene examinar.