Blog de José Peñín

Hoy se habla más que ayer de los vinos de Jerez por su calidad y sus suelos, además de por su historia y tradición. Pero lo que no se conoce es la discriminación entre su Zona de Producción y la Zona de Crianza a la hora de quedar ambas zonas reflejadas en las contraetiquetas de las botellas, pues no son las mismas. La última es la más conocida, representada por las bodegas situadas en el llamado Triángulo del Jerez (Jerez, Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda). Se entiende que, por su nombre, es la demarcación donde los vinos atraviesan el periodo mas trascendental, como es el del envejecimiento, en soleras-criaderas, si bien nada impide a las bodegas de la Zona de Producción envejecer del mismo modo sus vinos. Sin embargo, solo las bodegas del “triangulo” tienen el privilegio de colocar la contraetiqueta de la DO Jerez-Xerés-Sherry y de la DO. Manzanilla Sanlúcar de Barrameda a los vinos producidos y criados en esta última localidad.

Si el noroeste parece estar de moda (Galicia y Bierzo) con vinos de una gran riqueza varietal autóctona y de terruño, en la otra punta diametral del sureste aparecen figuras ya consolidadas como Toni Sarrión, Rafa Bernabé, Pepe Mendoza, Pablo Calatayud, El Angosto y Rafael Cambra. Son vinos de noventaimuchos puntos capaces de descifrar la expresión del paisaje y de las cepas. En mi último paseo por aquellas tierras de horizontes luminosos, nítidos y limpios solo me dio tiempo para reencontrarme con algunos de ellos y probar un fondillón desconocido para mí.