Blog de José Peñín

En la primera entrega quedó claro cuáles son los vicios y virtudes del comensal y cuál es la carta de vinos mediocre. En este segundo y último post, trazo unas impresiones e ideas sobre lo que debería ser una carta de vinos adecuada y un repaso de los pecados del mal sumiller y los valores del buen sumiller.

El restaurante es el escaparate más visible de la cultura e incultura en relación con el vino. Allí se exhiben los tópicos todavía indestructibles que afectan, no solo al comensal, sino también al sumiller y a la carta de vinos. 

Existen, entre otras, unas prácticas secretas en la enología de las bodegas. Son los llamados “alternativos”, un eufemismo aplicado a sustituir la barrica de roble por virutas, duelas o trozos de distintos tamaños de roble introducidos en los tanques de acero o cemento. ¿Es un pecado? ¿Es un fraude? Este cronista, al que nadie le puede tildar de ser un sentimental de las tradiciones, copa en mano, ha tenido infinitas ocasiones de comparar el vino criado en barrica de roble con el mismo vino criado en virutas. Un asunto que traté hace cinco años en mi blog desaparecido que, con las actualizaciones que el tiempo transcurrido impone, retomo en esta ocasión.

Desde hace algo más de 5 años está cundiendo entre la clase vinatera el interés por retomar los antiguos vinos municipales, o sea, los que producen los viticultores de un municipio. Reedito con las actualizaciones pertinentes mi artículo desaparecido del blog editado en 2013.